El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

22/11/2014

Allanamientos y gotas de arsénico

Por Alejandro Fiorito*        

Luego de enero una cuenta simple mostró que al corregir el diferencial negativo de tasas nominales frenando la devaluación -que durante el 2013 a cuentagotas llegó al 40%- y subiendo las tasas pasivas de interés se había logrado hacer caer la cotización del dólar blue, pasándose de un valor de 13 a un mínimo de 10.5 en abril. Sin embargo, a partir de abril, inesperadamente se bajan las tasas de interés, y el blue volvió a subir con ampliación creciente de la brecha respecto del oficial. Ningún control, desde la propia prohibición de venta de dólares, logró ser muy efectivo, tanto para que no se transe ilegalmente dólares como para que la cotización ilegal se descontrolara.(De Lucchi et al, 2013)1

A partir de la asunción en octubre de Vanoli a la presidencia del banco central, se intentó volver a dominar las expectativas sobre la cotización del dólar y disminuir la brecha con el blue: a diferencia del anterior presidente, dejó en claro que no había ninguna intención de devaluar el peso y que no se iba a atar a algún nivel de reservas, “las que estaban para usarse”.

Lo importante además, fue la ratificación de estos dichos con medidas sistémicas consistentes en:

  1. - la concreción de un swap de divisas con China que sumo un equivalente en yuanes de más de 800 millones de USD a las reservas;
  2. - la emisión de un bono atado al dólar por 6.000 millones de USD y la obligación a las aseguradoras intercambiar bonos en dólares por estos nuevos bonos atados al dólar;n la suba de las tasas de interés pasivas en 5% para plazo fijos impulsando la demanda de pesos;
  3. - fundamentalmente el desacelerar el ritmo de devaluación del tipo de cambio; que impactó en bajar la expectativa de devaluación como tasa implícita en el mercado de futuros;
La realización de allanamientos y mayores controles con mayor coordinación entre organismos como contra el lavado de dinero no alcanza a tener una fuerza estructural como cambiar incentivos para quedarse en pesos y el modificar las expectativas devaluatorias con las medidas de redireccionamiento de demanda de dólares y mayor oferta de sustitutos en pesos, señaladas.

El tema que se realicen en forma conjunta, puede hacer confundir a muchos especialistas en los medios, que asignan importancia central a los controles, y omiten la importancia del diferencial de tasas, haciendo recordar la frase de Voltaire: “maté un rebaño de ovejas con palabras mágicas… y unas gotas de arsénico”.

*Profesor Adjunto de UNLU 

Original: BAE

Izquierda despierta, la casa europea se quema


La estrecha relación entre la política recesiva Unión Europea y el gobierno liberal, injusto e ineficaz de Renzi parece escapar extrañamente a la izquierda italiana, que sobre la naturaleza de la UE todavía se muestra engañada teóricamente e impotente políticamente.





por Henry Grazzini


Gracias a las instituciones europeas la derecha neoliberal, amiga cercana de las grandes finanzas, provoca continuas y dramáticas crisis y, con la complicidad (activas o pasivas) de las fuerzas (activos o pasivos) del centroizquierda, crean desempleo y pobreza. La Unión Europea vacía la democracia y abate el estado de bienestar. El colapso del euro está lejos de ser excluido. Pero la naturaleza de la UE la mayor parte de la izquierda se muestra la ilusa teórica y políticamente impotente.



Eso sí: la izquierda en Europa y en Italia todavía existe, aunque ahora es muy minoritaria y confusa, y a pesar del hecho de que muchos creen que el concepto de la izquierda (en combinación con el de la justicia social y la igualdad) es obsoleta e inútil. Por desgracia, la izquierda es cobarde frente a este de la UE, aunque la UE persigue abiertamente el desmantelamiento de cualquier cultura progresista y de la civilización europea, históricamente fundada en el conflicto social, los derechos democráticos y el bienestar. En general, parece que la izquierda hace todo para seguir siendo una minoría e irrelevante.





La izquierda se inclina a hacer una oposición suave y reverente a Su Majestad la UE, siempre se considera tan sagrada como la supuesta "patria de los pueblos europeos." Pero la UE no es la "casa del pueblo", por el contrario, oprime a los pueblos de Europa. La protesta de la Unión Europea - y para la moneda única que está estrangulando las economías de Europa y se ha convertido en la marca oficial de la UE - es cada vez mayor, aunque todavía no es una mayoría. Pero la izquierda europea e italiana (incluso la llamada radical) hacen demasiado a menudo como los tres monos que no ven, no oyen y no hablan.



La izquierda parece estar abrumada por el hermoso sueño europeista de la solidaridad Europea (que no existe). La realidad de Europa es casi siempre mal entendida por los huérfanos del comunismo que sustituyeron el sueño / pesadilla del Sol del Futuro soviético o chino con la utopía de los Estados Unidos de Europa, el reino de la paz perpetua. La extracción socialista liberal de izquierda todavía se basa en cambio en los ideales nobles y generosos Spinellianos de la cooperación europea.



Spinelli, después de la tragedia de la guerra nazi-fascista, tenía todas las razones y motivaciones para la promoción de los Estados Unidos de Europa. Pero ya su política chocó con la realidad (indeleble) de los Estados-nación y fue rechazado al menos dos veces: en 1954, cuando la Comunidad Europea de Defensa propuesto, que, sin embargo, fue bloqueado por la oposición de Francia. Y cuando en 1984 le propuso al Parlamento Europeo un proyecto de constitución para los Estados Unidos de Europa; El proyecto fue aprobado por el Parlamento, pero luego rechazado por el Consejo Europeo. Spinelli atacó la legitimidad del concepto de Estado-nación, pero evidentemente estaba equivocado. Abandonar el Estado-nación en nombre de Europa es un grave error.



Para la izquierda proponer actualmente la utopía Spinelliana es más que una ingenuidad infantil: diseñar la federación de los Estados Unidos de Europa después de la caída del Muro de Berlín, después de la reunificación alemana, el fin de la amenaza soviética, la inclusión de la ex soviéticos en el rechazo de la UE de la Constitución Europea en los referendos celebrados en varios países, y el resurgimiento del poder alemán en toda Europa, es simplemente un espejismo, o una locura ideológica.



Un estado federal de 28 (por ahora) países europeos, no existirá más,  a menos que Alemania, no pueda imponer su hegemonía por completo, lo que es muy poco probable. A pesar de lo que imagina Jurgen Habermas, los estados y los gobiernos europeos no se suicidan nunca, y un pueblo europeo suficientemente homogéneo (por idioma, la historia, las instituciones, etc.) para ser considerados como tales dándose una constitución federalista europea, no existe. Por otra parte, la misma Merkel se ha abstenido cuidadosamente de hacer proyectos ambiciosos de la Federación Europea. Y lo mismo ocurre con la UE en sus documentos oficiales desde hace muchos años ya no menciona a los Estados Unidos de Europa como destino a llegar.



Por supuesto que no dejarse llevar por los sueños inútiles de la federación europea no significa ser antieuropeo y no querer establecer nuevas formas de cooperación entre los pueblos y los Estados de Europa. Esta UE es la enemiga del pueblo: pero las formas de cooperación institucional entre los Estados en los ámbitos económico, social, jurídico y político son obviamente necesarios y bienvenidos, siempre que sean positivos para los pueblos de Europa y sean respetuosos de la soberanía nacional y la soberanía democrática.



La izquierda europeísta contra la soberanía nacional

El problema es reconocer que los Estados-nación siguen desempeñando una funcion potencialmente positiva. Massimo Pivetti identifica claramente el vaciado de la soberanía nacional, como el instrumento con el que se explicitó el ataque a los derechos sociales en Europa [1]: "Mientras que en Inglaterra y Estados Unidos, el ataque a las conquistas de los trabajadores y sus condiciones materiales de la vida se llevó a cabo de manera abierta y frontalmente a finales de los años setenta y la primera mitad de los años ochenta, en Europa continental se ha desarrollado de manera más gradual e indirectamente, a través de la disminución progresiva de la soberanía nacional. "



Es increíble: la izquierda italiana y europea ha apoyado las políticas de Ronald Reagan y Margaret Thatcher como ferozmente antipopulares pero no reconocen como un adversario político a la Unión Europea que, a caballo de la crisis, implementan una política más suicida e injusta. Casi la totalidad de la izquierda (o lo que queda de ella) sigue siendo obstinadamente y aristocráticamente "fiel Europa."  


Explica de nuevo (el no consultado) Pivetti: "El reformismo y la Socialdemocracia... son inconcebibles si al poder del dinero no puede contraponerse el del Estado, se reduce la soberanía del Estado-nación en economía, y es reemplazada por nuevas formas del poder político supranacional, capaz de regular los procesos de producción y distribución. Esto es exactamente lo que pasó con la constitución de la Unión Europea y del Eurosistema en su interior. De esta manera no sólo la democracia económica interna emerge mortificada, pero también se encuentra a quedar a merced de intereses nacionales extranjeros”. La herencia política y económica de los Estados-nación no debe ser vendida al exterior.



Según Pivetti "un país dispuesto u obligado a hacer frente a graves problemas de cohesión social y / o territorial hoy no tendría una alternativa creíble de tratar de recuperar su soberanía en el ámbito económico y, con ello, la capacidad de contener las divisiones sociales y territoriales que existen en su interior”. Por lo tanto, el trágico error de la izquierda italiana fue haber ingenuamente, y aun distraídamente, entregado casi completamente la soberanía nacional a Europa, y por lo tanto la soberanía democrática, la democracia.

Debido a la construcción de una Unión supranacional, pero básicamente intergubernamental para Sergio Cesaratto "las clases trabajadoras han sido privadas de la oportunidad de influir en las políticas nacionales de distribución, sobre todo la política monetaria, que es un elemento indispensable de la soberanía nacional. De hecho por la política monetaria (más o menos expansiva) depende el poder de gasto del Estado y la posibilidad de regular los tipos de cambio con otras monedas ... La crisis de la democracia y la antipolítica derivan sobre todo de la 'imposibilidad de los políticos elegidos democráticamente para poder abordar seriamente los problemas principales de los votantes [2]
Por otra parte ni Alemania ni los otros estados que importan en el mundo, como los EE.UU., China o Corea del Sur, que nunca rindieron su soberanía en favor de instituciones supranacionales.

Cito unas notas finales de Pivetti porque parecen irrefutables: "En la izquierda sigue prevaleciendo la idea de que no hay alternativa a seguir tomando todos los costos hasta el final del horizonte político de Europa." La izquierda se  ilusiona que la influencia ejercitada en los últimos treinta años por el monetarismo y el neoliberalismo en el proyecto de integración europea podría llegar a disolverse; de la Europa de las limitaciones podría pasarse a una Europa del crecimiento y la integración monetaria podría, después de todo terminar  resultando en una integración política real. Aun así, la ampliación continua de las "fronteras de Europa" debería haber dejado claro a todos como eso de la unificación política siempre ha sido sólo una cortina de humo, cuya finalidad es facilitar la aceptación de los pueblos europeos de los inconvenientes derivados de la renuncia la soberanía monetaria y una buena parte de ese impuesto por los respectivos gobiernos [3]”.



Ante el blooper de la izquierda se debe afirmar una verdad incluso banal: la Unión Europea no es la patria de los ciudadanos europeos -y ciertamente nunca se convertirá en la  Internacional de los Trabajadores, como quisieran algunos marxistas (o supuestos sedicentes)- pero es una institución fundada en los tratados diseñados y aprobados por los gobiernos (y, a menudo rechazado por los pueblos, como la Constitución Europea). La UE Intergubernamental, es estructuralmente antidemocrática, porque por definición, los acuerdos intergubernamentales - incluso si son muy positivos, como por ejemplo en el caso de la ONU, la FAO y la UNESCO – no son, evidentemente, escritos por el pueblo. Las personas no cuentan para nada en la definición de políticas supranacionales, o no deciden si la ONU o en el caso de la UE. Mientras que a nivel nacional pueden hacer oír su voz y de elegir y controlar a sus representantes, y enviarlos a casa si hacen mal.



El gobierno Renzi y directivas de la UE y el BCE



Todo el PD, incluyendo la minoría a menos excepciones individuales, tapándose la nariz ha votado la confianza en el gobierno de Renzi. La izquierda en vez votó en contra del gobierno, pero no dice nada sobre Europa. Sin embargo, el ataque frontal de Matteo Renzi, al Senado elegido por los ciudadanos, al artículo 18 del Estatuto de los Trabajadores, al sindicato y la oposición no es más que el homenaje de su gobierno a las políticas impuestas por la derecha europea. A pesar de las demandas y protestas verbales de Renzi, la UE se ha demostrado, de hecho, inflexible en sus políticas liberales y prácticamente ha obligado al primer ministro/secretario del Partido Demócrata a atacar abiertamente a Trabajo y al welfare, y a enmendar la Constitución.



Renzi puede enojarse lo que él quiera y pedir más flexibilidad. Pero, si no se descuelga de los Tratados de la UE, la política que deberá seguir esta escrita: ya se ilustró blanco sobre negro en la famosa "carta secreta" enviada al Gobierno italiano por el BCE en el inicio de la crisis del euro (agosto de 2011).



"Sería apropiada una reforma constitucional que haga las reglas presupuestarias más estrictas ... y un fuerte compromiso para abolir o fusionar algunas capas administrativas intermedias (como las provincias) ... Son necesarios acuerdos a nivel de empresa con el fin de recortar los salarios y las condiciones de trabajo a las necesidades específicas de las empresas, por lo que estos acuerdos son más relevantes respecto a otros niveles de negociación (como los nacionales) ... el Gobierno debería considerar una reducción significativa de costos del sector público, el fortalecimiento de las normas para el volumen de negocios y, si es necesario, reduciendo los salarios ...Es necesaria una total, radical y creíble estrategia de reformas, incluyendo la plena liberalización de los servicios públicos locales y los servicios profesionales ... Esto debería aplicarse en particular a la prestación de servicios locales a través de privatización a gran escala ..... Confiamos en que el Gobierno tomará las medidas apropiadas. Firmado: Mario Draghi, Jean-Claude Trichet ".



Por lo tanto, Renzi está obligado a seguir las políticas dictadas por la UE. La estrecha relación entre las políticas recesivas de la UE y la política de gobierno "decisionista” y el gobierno anti-popular, sin embargo, parece extrañamente escapar de la izquierda italiana (pero no a Beppe Grillo). Renzi siquiera puede pretender que sus "reformas" no pueden darle un poco "menos austeridad por parte de la Comisión de la UE, el gobierno alemán y el BCE. Pero ahora está claro que los que piensan sin vendas en los ojos que las instituciones europeas han mostrado y no mostrarán ninguna flexibilidad, incluso si el euro se derrumbara.


El bluff del Parlamento Europeo: pequeña e inútil democracia



La Unión Europea se basa en tratados miopes e injustos. El Tratado de Maastricht creó la euro-marco, es decir, una política monetaria genéticamente deflacionista y un BCE construido a imagen y semejanza del Bundesbank, independiente de cualquier institución democrática. Los tratados más recientes, el Pacto Fiscal, Six Pack y el Two Pack, son todavía más rígidos y quitan la soberanía de los parlamentos nacionales



Nuestra ley financiera se decidió por primera vez en Bruselas y Frankfurt y luego en Roma. Pero pocos saben que los tratados europeos sólo se pueden cambiar por consenso y son, por tanto, en la práctica irreformables. Las normas establecidas por los Tratados congelan la política europea: el "piloto automático" evocado por Mario Draghi es, por desgracia ya establecida y flexibilidad invocada reiteradamente por Renzi es una pura quimera.





Los gobiernos de la UE están sólo muy débilmente legitimados por el Parlamento Europeo; este fue elegido por el 43% de los europeos que tienen derecho a voto y no tiene poder autónomo. En las elecciones europeas sólo en unos pocos países, como Italia y Grecia, se ha superado el umbral del 50% de los votantes. En Polonia, el flujo fue de 23%, en Gran Bretaña el 36%, en Francia el 43%, en España el 46% y el 48% en Alemania. En los países del Este, más interesados en la OTAN que en los ideales europeos, el porcentaje de votantes fue de entre 20 y 35%.



La abstención ha arrasado y el Parlamento no puede por tanto pretender ser verdaderamente representativo de los ciudadanos europeos. Sin embargo, está dominado por la alianza entre aparentemente antinatural y popular, entre socialistas y liberales, el Parlamento está sin dudas, más a la derecha que el año anterior. En ese momento las fuerzas de la izquierda sólo podrán hacer un (un elemento esencial y valioso) papel testimonial y de contra información. Pero es bueno reconocer que su influencia real en la acción de la política de la UE será igual a cero.



No sólo la izquierda europea servirá de poco en el Parlamento Europeo: el propio Parlamento Europeo también tiene poco o nada en el gobierno de Europa, es casi decorativo. Puede sólo posiblemente corregir decisiones hechas por otras instituciones comunitarias. Formalmente, la gobernanza europea se atribuye a la Comisión de la UE nombrada por los gobiernos: en los hechos, las estrategias y directrices son definidas por los Jefes de Gobierno (Consejo Europeo).



Todos los comentaristas políticos de cualquier partido político han confirmado que la hegemonía alemana sobre el nombramiento de los Comisionados de la Comisión Europea y los líderes y funcionarios de la UE de la burocracia de la Unión Europea es prácticamente absoluta. Los puestos clave están ocupados por personalidades propensas a las desastrosas políticas deflacionarias de Alemania. Sin embargo, el gobierno real de Europa ni siquiera está a cargo de la Comisión Europea: está más bien claramente en manos del BCE - que trata de dar oxígeno a la economía europea moribunda para que no se muera y no cometer suicidio- y, especialmente, en Alemania, el principal accionista y garante del BCE y de la UE.





La troika de la UE, Alemania y la mayor financiera



La principal preocupación del gobierno alemán, liderado por la coalición biancorosa de Merkel, es no cooperar o no pagar incluso un euro de las deudas de otros países. De hecho, Alemania es el principal beneficiario del euro - una moneda más débil que el anterior marco, que luego da combustible a las exportaciones alemanas -. La UE y la troika (BCE, UE, FMI), destinada principalmente a garantizar las deudas públicas y privadas de los países a los que los bancos alemanes y franceses han dado imprudentemente demasiado crédito: de hecho, la Troika no protege a los países deudores, sino a los bancos.



El caso de Grecia es ilustrativo: la troika ha intervenido para liquidar la factura y salvar a los bancos acreedores (especialmente franceses y alemanes) usando el dinero de los contribuyentes europeos. Pero Grecia es un país fallido, con el 175% de la deuda sobre el PIB. Sin cambios radicales nunca podrán resolverlos (y de Italia se encuentra en una condición sólo un poco mejor).



La UE germanizada ya está muy lejos de la defendida por los padres fundadores y ha abandonado cualquier esperanza de la cooperación y el bienestar social. Por desgracia, la Unión Europea está fundada no en los ideales y los derechos humanos, sino en la moneda única. La integración europea tiene como objetivo oficial el aumentar la competitividad del viejo continente a favor de la gran industria privada un gran negocio y, en contra de los intereses de las pequeñas y medianas empresas y mano de obra.


La UE pone a los trabajadores europeos en competencia unos con otros en una carrera feroz hasta el fondo. La política de inmigración de la UE es asesina; y en las guerras que se anuncian, la Unión se convertirá probablemente en un apéndice de la OTAN. El tratado comercial de libre comercio entre Estados Unidos y la UE se compromete a someter a Europa a los intereses estadounidenses.


Los Estados Unidos de Europa - en Italia invocada por una amplia gama, desde Giorgio Squinzi Matteo Renzi, Nichi Vendola por Barbara Spinelli - son sólo un espejismo engañoso, y bajo la hegemonía alemana todavía sería una pesadilla. La mayor centralización de las políticas fiscales y el presupuesto bajo los auspicios de la UE propugnados por Mario Draghi se llevaría a cabo al margen de cualquier control democrático y estaría dirigida por tecnocracias subordinadas a las grandes empresas.

Sin embargo, la UE dijo que ya gobierna las naciones de Europa: el Pacto Fiscal querido por Alemania ¡fue incluso puesto en la Constitución! Frente a las explícitas directivas neocolonialistas de la UE y del BCE la izquierda queda demasiado a menudo en silencio. Afortunadamente, está Grillo: bastante a menudo hace declaraciones fuera del mundo, pero al menos, a su manera, se opone y denuncia la política reaccionaria de la UE. En lugar de ello, la izquierda protesta contra Renzi, se enoja contra las políticas "equivocadas" de austeridad de la UE, pero no denuncia la Unión como el verdadero oponente a batir, el titiritero de la política renziana.



Contrarrestar la política monetaria única

En Europa, la derecha ex o semi-fascista, como el Frente Nacional francés y el británico UKIP, como la Liga Norte en Italia avanzan temerosamente y ganan millones de votos (especialmente de los trabajadores ...) gracias a una dura oposición y decidida a esta  UE y al euro-marco del BCE. Y también Beppe Grillo - lamentablemente aliado a la UKIP (también debido al europeísmo miope de la izquierda) - pide un referéndum sobre el euro con el fin de discutir y consultar con los ciudadanos. Mientras que la izquierda (especialmente italiana) sigue estando notablemente en fuera de las crecientes protestas contra la UE; y se limita a quejarse... de la austeridad!

Sin embargo, no se puede dar la batalla efectiva contra la política liberal, y el gobierno injusto e ineficaz sin denunciar abiertamente al euro. Una moneda única para los 18 países muy diferentes en la competencia, la inflación, la tecnología y el costo de mano de obra es, de acuerdo con los mejores premios Nobel de Economía, un insulto al sentido común. En cambio, para los economistas a la izquierda del Manifiesto y Sbilanciamoci el euro sigue siendo un tabú. Según los economistas pacto nostálgico (notoriamente fallido) entre Vendola y Bersani, basta un poco "de los eurobonos, una puesta en común de las deudas públicas nacionales, un poco 'Tasa Tobin, un poco" de más gasto público para resolver la crisis. Las propuestas son ciertamente teóricamente correctas. Lástima que las soluciones para salvar el euro y la economía europea son conocidas y discutidas durante años, pero que nunca se dieron cuenta porque Alemania ha construido el euro a su imagen y semejanza y no aceptarán  cooperar y compartir la deuda europea.

El euro-marco es una moneda estructuralmente rígida, una moneda extranjera, esencialmente insostenible, una trampa que conduce a la crisis y la inestabilidad no sólo porque no pueden adaptarse a las diferentes necesidades de cada país, sino porque ella nació para ser inexorablemente deflacionaria. Todos en el mundo discuten abiertamente la crisis del euro, desde Le Monde al Financial Times, y muchos hablan de un posible colapso, pero incluso un periódico inteligente y abierto, siempre "equivocado", como el Manifiesto hasta ahora ha sido más o menos silencioso.

La izquierda tiene miedo a discutir la soberanía monetaria, pero está claro que no hay soberanía política monetaria nacional ni soberanía democrática. No se puede volver a establecer una posible cooperación europea aplastando las economías y las democracias nacionales. Sin embargo, ya hay propuestas que discutirán la tentativa de recuperar al menos parcialmente, las formas de la soberanía monetaria. Hay planes de "moneda fiscal" y de moneda común (no única!) Unión Europea [4]. Pero ellos están infravalorados o ignorados. ¡Izquierda despiértate: el techo se derrumba y toda la casa europea se está cayendo a pedazos!

NOTE

[1] Pivetti máximo, las estrategias de la integración europea y su impacto en Italia, otro en Italia en una Europa diferente - Mercado y el interés nacional, por L.Paggi, Carocci, Florencia (2011) .Citato S . Cesaratto en un discurso en la conferencia de Chianciano, diciembre 2013Massimo Pivetti, Le strategie dell’integrazione europea e il loro impatto sull'Italia, in Un’altra Italia in un’altra Europa – Mercato e interesse nazionale, a cura di L.Paggi, Carocci, Firenze (2011).Citato da S. Cesaratto in un intervento al Convegno di Chianciano, dicembre 2013

[2] Sergio Cesaratto, discurso en la conferencia de Chianciano "MÁS ALLÁ DEL EURO. La izquierda, la crisis, la alternativa ", diciembre de 2013, informó también por Sergio Cesaratto, intervento al Convegno di Chianciano “OLTRE L'EURO. La sinistra, la crisi, l'alternativa”, dicembre 2013, riportato anche da http://www.sinistrainrete.info/

[3] Cito los siguientes comentarios de Sergio Cesaratto estas consideraciones Pivetti en su excelente discurso en la conferencia de Chianciano, en febrero de 2014: "Sin embargo, las versiones de" izquierda "europeísmo sobreviven (raros) economistas radicales, según la cual:" Más fácil, por supuesto, el mundo de los sueños de ayer: el discurso de la devaluación en un retorno a la economía nacional ... lo que necesitamos es que usted prefiere luchar y coordina las propuestas de política sólo la izquierda a escala europea, de los conflictos y la temas sociales, hay un empuje desde el fondo, pero no se organiza adecuadamente y no pensado, el horizonte o un cambio drástico en el diseño de la moneda única ... (Bellofiore y Garibaldo 2013)>. Punto transaccional Lotte. Me parece que este internacionalismo dispuesto europeísmo paneuropeo contraparte dispuesto a hacer algunos economistas cerca de la PD (Cesaratto 2013): tanto utópico y tal vez peligroso, precisamente porque se niegan a reconocer el papel de proteger el espacio democrático que consiste en la plena soberanía nacional ".
Cito di seguito il commento di Sergio Cesaratto a queste considerazioni di Pivetti nel suo ottimo intervento al Convegno di Chianciano, febbraio 2014: “Eppure versioni “di sinistra” dell’europeismo sopravvivono in (rari) economisti radicali secondo i quali: <Più facile, senz’altro, sognare il mondo di ieri: il discorso della svalutazione dentro un ritorno all’economia nazionale … Quello di cui vi sarebbe bisogno sono piuttosto lotte coordinate e proposte politiche uniche della sinistra su scala europea, a partire dai conflitti del lavoro e dei soggetti sociali, una spinta dal basso che c’è ma non è adeguatamente organizzata e neanche pensata, nell’orizzonte o di un drastico cambio del disegno della moneta unica ... (Bellofiore e Garibaldo 2013)>. Lotte transazionali dunque. A me sembra che tale volonteroso internazionalismo pan-europeo faccia da contraltare all’europeismo volenteroso di alcuni economisti vicini al PD (Cesaratto 2013): entrambi utopistici e forse pericolosi proprio in quanto disconoscono il ruolo di tutela degli spazi democratici costituito dalla piena sovranità nazionale”.

[4] Ver las propuestas de los economistas prominentes críticos de mí indicado en Micromegaonline
 Vedi le proposte di autorevoli economisti critici da me riportate su Micromegaonline “Come uscire dalla crisi senza uscire dall’euro”, 30 settembre 2014; e “Da moneta unica a valuta comune: una terza via per superare l’Euro”, 27 dicembre 2013



Original: MicroMega